¿Sabías que la pequeña chispa de una fogata es tan peligrosa como la fuerza explosiva de un rayo?